Jueves, 27 de septiembre de 2007



La estrella del renacer

(Soneto)



Llegas al final con las manos vac?as
con la confusi?n de no hallar el motivo.
Sabes que la vida se va sin sentido
como los amores y las alegr?as.

Cual ser? la historia del fin de tus d?as
o la circunstancia que asigna el castigo
de seguir errante como un fugitivo
arrastrando penas y melancol?as.

Vaya a saber - quiz? - cuando
repares que anclado nunca zarpar?s
y en alg?n destino te est?n esperando.

Levanta el ?ncora y comprobar?s
que el universo prosigue girando,
pon rumbo a una estrella y renacer?s.



Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos Aires
12 de septiembre de 2007 - Todos los derechos
reservados.


Publicado simultaneamente en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://huellaspoeticas.blogspot.com
http://elangel.blogcindario.com

Tags: Estrella, Soneto

Publicado por Gheoaleg @ 23:27
Comentarios (0)  | Enviar



Siento deseos de escribir
-aunque ya es de madrugada-
estas estrofas cargadas
de profundas emociones
y entregar mis sentimientos
a todos los corazones.

Expresar amor es bello
en cualquier forma que sea
y aunque agotado me vea,
por lo entrado de las horas,
me siento igual motivado
para dejar ahora mismo
alg?n poema plasmado.

Es importante el instante
porque la noche me atrapa
con su magia y sus misterios
haciendo renacer mi alma
igual que mi pensamiento,
por tanto no desfallezco
y contin?o escribiendo.

Noche que sabe a nostalgia
de amores, fiestas y amigos
- de lugares bendecidos
por Dioses de las verbenas -
de copas, risas y besos,
de canciones y poemas?
Pero tambi?n de tristezas
del amor que dej? penas.

Por eso en este homenaje
que dedico a la poes?a
intento volcar en ella
lo que me traen las musas,
y manifestar mi amor
por tan hermosa expresi?n
que conmueve el sentimiento
y hace vibrar la emoci?n.

Rezo un canto, una plegaria
para que escuchen mi ruego
que quiere hacerles notar
que estoy liberando fuego
?fuego de mis conmociones
que no me quiero llevar,
y por tanto las expreso
en forma de estas estrofas
para poderlas cantar.


Sabr? a gloria si siquiera
alguien pudiera leerlas
y - aunque humildes y sencillas -
le encuentren alg?n sentido,
ya con eso estoy cumplido
pues mi inter?s, que es muy poco,
podr? apreciar lo sensible
del coraz?n de quien lee
y descubre lo invisible
del esp?ritu de un loco.



Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos Aires, 7
de agosto de 2007.
Todos los derechos reservados.



Publicado simultaneamente en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://elangel.blogcindario.com
http://blog.iespana.es/jorgerichino
http://huellaspoeticas.blogspot.com

Tags: Espíritu-loco-el

Publicado por Gheoaleg @ 17:45
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 23 de septiembre de 2007
--------------------------------
Nostalgia de un falso amor


Es quizá posible
 que la mente recuerde con agrado
 momentos hermosos transcurridos,
 de falsas historias...
 de instantes vividos,
 que la razón desea
 se puedan quedar en el olvido?
 
 Es tal vez real
 el amor del ser querido
 o se trata de una mera ilusión
 que se dibuja en nuestro pensamiento,
 y no la puedes dejar...ni por tormento
 o dolor que te provoque,
 aunque el corazón se quede sin aliento?
 
 Ay! de aquellos
 que viven engañados,
 porque en la misma plenitud creyeron
 ser los dueños de una genuina historia,
 que el tiempo se ocupó de revelar
 dándole a cada cosa su lugar
 aunque no lo reconozca tu memoria.

--------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos
Aires 16 de septiembre de 2007 - Todos
los derechos reservados.
---------------------------------

Publicado simultaneamente en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://huellaspoeticas.blogspot.com
http://citylove.blogcindario.com

y otros sitios del autor.




Tags: Nostálgico falso amor

Publicado por Gheoaleg @ 21:02
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 22 de septiembre de 2007




Era una tarde de cielo plomizo.
fr?a y ventosa.
El aire marino tra?a en su aroma
sabores de melanc?licos
episodios que deseaban llegar a la orilla
para salir definitivamente de las sombras del oc?ano.

Recuerdo que tomamos un camino costero
que nos llevaba desde Necochea hacia el norte.
A pesar del d?a gris y el tiempo tempestuoso,
dentro del auto disfrut?bamos de ese paseo
un poco nost?lgico por el clima que nos rodeaba.

El camino no era del todo parejo
y sorteamos muchas curvas hacia uno y otro lado
para finalmente llegar a un poblado de casitas sencillas,
y fue all?, o tal vez muy cerca, que divisamos
a metros de la playa
el esqueleto de un barco hundido
levemente inclinado hacia el lado de la costa
y totalmente corro?do por el salitre marino
como por los fuertes golpes del oleaje.

Bajamos del coche y en un peque?o m?dano
nos pusimos a contemplar el cuadro
que nos pintaba esa situaci?n especial.
Recogimos de la arena algunas conchas de caracoles
y ramitas quemadas por el yodo y la sal,
resecas por el sol...ausente en ese instante.

Nos miramos de manera c?mplice
sabiendo que est?bamos disfrutando ese momento
que era tan solo para nosotros dos.
El viejo barco encallado daba un aspecto misterioso
y melanc?lico al escenario de la historia
que hab?amos creado para nuestros recuerdos.

Nos dimos un beso que ayudo a atemperar
el fr?o que sent?amos por el viento que soplaba del mar,
y finalmente reiniciamos el regreso a la ciudad
gozosos de estar unidos y felices.
El atardecer mor?a lentamente
y por el espejo retrovisor del auto
pude ver entre la bruma que cubr?a el aire
aquel viejo nav?o clavado en la arena
y dos figuras - las nuestras - que flotaban en el
lugar...en que un d?a especial de nuestras vidas
dejamos marcada para siempre la cr?nica de aquel amor.




Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos Aires 12 de
septiembre de 2007 - Todos los derechos reservados




Tags: El barco hundido

Publicado por Gheoaleg @ 2:21
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 14 de septiembre de 2007


Pescadores de la mar





Con los rostros
curtidos por el viento,
el sol, y el salitre del mar,
con gesto adusto
y la mirada alerta,
as? parten
los valientes pescadores
para internarse en
las aguas de su sino,
con la dura tarea de lograr
el fruto diario de su destino.

Rogando siempre
a la estrella de los mares
por que no permita interrumpir
un regreso seguro y feliz
- con un nutrido cargamento
de los mejores ejemplares -
y algo a?n mucho m?s preciado
como es la recompensa
del reencuentro y el abrazo
con sus seres mas amados.

Dif?cil oficio el de los marinos
que para llevar a cabo su labor,
habr?n de sortear infinidad de trances
poniendo en juego su temple y su valor.

No obstante su duro camino
nunca pierden la fe ni la ilusi?n,
mientras los acompa?e el aroma del mar
que les tiene atrapado el coraz?n.




Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos
Aires 3 de agosto de 2007 - Todos los
derechos reservados.


Publicado en:
http://jorgerichino.galeon.com
http://citylove.blogcindario.com
http://huellaspoeticas.blogspot.com

Tags: mar-marino-pescador

Publicado por Gheoaleg @ 0:08
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 11 de septiembre de 2007


Tu morada vac?a



Como el c?ntaro
a la fuente fui,
una, dos, tres
y mil veces.

Como el torrente
de un r?o te segu?,
para llegar al aluvi?n
que dejara fluir mis aguas.

Como el viento silencioso
te busqu?,
para frenar mis impulsos
de correr a toda prisa.

Como el fuego ardiente
me encend?,
para recordar el calor
que alguna vez tu cuerpo me ofreciera.

Y me at? a un pasado
sin regreso,
solamente para recrear
lo que nunca m?s ser?a.

Y a?n sabiendo que
no se puede vivir en fantas?a,
insist? siempre en volver
a transponer la puerta de tu morada ya vac?a.



Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos
Aires 23 de agosto de 2007 - Todos los
derechos reservados.



Poema publicado simultaneamente en:
http://elangel.blogcindario.com
http://jorgerichino.galeon.com
http://todosirve.blogcindario.com
http://huellaspoeticas.blogspot.com

Tags: lo que nunca mas sería

Publicado por Gheoaleg @ 11:31
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 04 de septiembre de 2007



Me fui llorando tus lágrimas
 que no podía comprender,
 que me hablaban de algo grave entre nosotros.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 tan inexplicables...tan sentidas,
 y tan extrañas para la ocasión.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 que caían como gotas de mercurio
 sobre mi corazón que alguna vez fuera de oro para ti.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 que quedaron en mi pañuelo
 como último vestigio del ser que signó mi vida.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 que aún debía interpretar
 y que me confundían en el preciso instante de tu llanto.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 para poder entender más fríamente
 si era cierto lo que comenzaba a intuir.

 
 Me fui llorando tus lágrimas
 que no afirmaban en concreto su causa,
 pero daban a entender lo que te estaba ocurriendo.
 

 Me fui llorando tus lágrimas
 -que aunque ya no brotan de tus ojos-
 continúan inundando mi vida
 que perece en un salado mar
 que antes besaba mi playa
 y hoy me arrastra hacia la tempestad.



Autor: Jorge Horacio Richino - En Buenos Aires a los ocho días del mes de agosto de 2007 - Todos los derechos reservados.


Tags: Llorando tus lágrimas

Publicado por Gheoaleg @ 2:17
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 02 de septiembre de 2007
Imagen



Corría el año del Señor de 1118
y un anhelo en la mente de nueve valientes
se hizo finalmente realidad.
Al mando de "Hugo de Payens"
secundado por "Godofredo de Saint Omer"
se concreta la Orden de
"Los Pobres Caballeros de Cristo"
quienes de allí en más
llevarán en alto el estandarte del Reino de Dios,
en tanto siga fluyendo por sus venas
aquella sangre abnegada y heróica
que no dejaría de acompañarlos jamás.
Todo para lograr el noble propósito
de defender sus ideales
aunque pudieran tropezarse con la muerte
en aquella sagrada misión que se habían trazado.


Con la anuencia del Rey "Balduino I de Jerusalén"
lograron establecer su alojamiento
en un lugar que el soberano dispuso para tal fin,
y durante nueve años vivieron sobre
la parte principal de lo que fuera el templo de Salomón.
Fue entonces que su nombre se transformó
en el de los "Caballeros del Templo"
y posteriormente llegó al de "Caballeros Templarios"
o simplemente "Los Templarios".

De un coraje sin igual
se involucraron en mil combates
con su pensamiento y su ideal
puesto profundamente en la fe Cristiana
y en los objetivos de la Iglesia Católica
como en la defensa de la Tierra Santa.

La figura del "Abad Bernardo de Claraval"
influyó en forma tan importante
que su Santidad el Papa otorgó
grandes atribuciones y privilegios
a esta organización de monjes guerreros.
La Orden fue creciendo
y siempre sus espadas y sus servicios
se mantuvieron fieles a Cristo y a Dios.
Sus ropajes o hábitos eran blancos
y en ellos lucían la bella cruz roja
que caracterizaba la presencia de los monjes
en toda lucha...en toda contienda.
Muchos murieron como héroes
en el campo de batalla
y justificaron el valor que jamás ocultaron
como también su humildad y su nobleza.

Corrió el tiempo y estos valientes luchadores
no cejaron en su misión,
y en el respeto y la defensa
de la Iglesia de Cristo.
Y así continuaron demostrando su valor
como también ofreciendo
hasta sus propias vidas para defender y fortalecer
los ideales que se habían impuesto mantener.

Mas llegó un momento
en que todo se trocó en desgracia
y no se podrá conocer profundamente
que intenciones maliciosas
pobló la mente de sus perseguidores,
quienes lejos de obrar con ecuanimidad
los persiguieron, traicionaron, y los ajusticiaron.
Estos siniestros personajes fueron
"Felipe IV - Rey de Francia" y "Clemente V - Papa"
a quienes se sumaba el cruel y despiadado
"Guillermo de Nogaret".

Cobarde y traicionera fue la sentencia
y así enviaron a la hoguera
- un 18 de marzo de 1314 -
al último Gran Maestre "Jacques De Molay"
junto a otros tantos Templarios.
Se cuenta que el Maestre antes de expirar
grito su maldición dirigida a sus verdugos,
y paradójicamente y en forma progresiva
aquellos que lo sentenciaron
terminaron siendo condenados por la
enfermedad y la fatalidad
y en poco tiempo éstas acabaron con sus vidas.

Aún queda una deuda pendiente
para con estos fieles y nobles hombres
que fueron expuestos a la persecución,
al destierro, y la muerte,
y que deberá en algún momento
reconocerse como una notoria injusticia
por parte de las autoridades
que hoy les corresponde tomar tal decisión.
Pues la historia aún no admite aquella tremenda inmoralidad
que todavía no se puede olvidar, ni mucho menos comprender.

Que los poderosos del mundo
jamás se puedan atribuir
injustas potestades que condenen
a aquellos que merecen proseguir!

Caballeros de la cruz y de la espada
sus nombres permanecen en la historia,
sus nobles corazones aún perduran
poblados del valor y de la gloria!




Autor: Jorge Horacio Richino Verdaguer - (Buenos Aires, 15 de agosto de 2007) - Todos los derechos reservados.

Tags: Templarios - "Oda"

Publicado por Gheoaleg @ 2:23
Comentarios (0)  | Enviar