Jueves, 04 de febrero de 2010

Nadie conoce lo que le depara el destino luego de abandonar física y espiritualmente este mundo.
 
El cielo y el infierno ocurren durante la vida y estan pergeñados de acuerdo a las estimaciones que la humanidad ha hecho sobre lo bueno y lo malo, durante su evolución en esta Tierra.

Por esa razón las delicias o torturas que se prometen en uno o en otro, respectivamente, están basadas en las delicias y torturas a que se somete el hombre en la tierra; ya que para la mente humana es imposible concebir algo diferente a lo que ya ha experimentado.

Lo demás -a mi creterio- es pura fantasía.

Jorge Horacio Richino.



Tags: Delicias y torturas.

Publicado por Gheoaleg @ 12:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios