Martes, 08 de noviembre de 2011


La más horrible noticia vista en un diario o periódico, resulta mucho menos infartante que esa misma noticia escuchada en un noticiero de televisión, acompañada de música casi sacra y la voz en off de un periodista que la relata en el más lastimoso tono que comparativamente se asemeja al lamento de los condenados.

Personas mayores o aquellas que se ven afectadas por las emociones, abstenerse de ver noticiosos por televisión, al igual que escuchar a los relatores de fútbol que contagian su propio estado de nerviosismo cuyo origen es atribuible a muy diversas causas, pero absolutamente innecesario.


Jorge Horacio Richino.


Publicado por Gheoaleg @ 13:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios